NOVEDADES

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentará una nueva edición de su Panorama Laboral de América Latina y el Caribe el martes 28

Publicado hace 1 día

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentará una nueva edición de su Panorama Laboral de América Latina y el Caribe el martes 28 de enero en su sede en la capital peruana, con datos sobre el comportamiento del empleo y los mercados laborales en la región durante 2019 y proyecciones sobre lo que podría ocurrir con la tasa de desocupación en 2020.


El Panorama Laboral será presentado en una rueda de prensa en Lima por el Director Regional a.i. de la OIT para América Latina y el Caribe, Juan Hunt, y por el Economista regional y coordinador del informe, Hugo Ñopo. La rueda de prensa será transmitida en directo desde la cuenta de Facebook: www.facebook.com/oitamericas .


El Panorama Laboral presenta datos y análisis sobre la tasa de desocupación de la región, tasas de participación y ocupación, salarios, empleo juvenil, participación de las mujeres y otras variables relacionadas con el comportamiento de los mercados laborales.


El informe de la OIT se presenta cada año desde 1994 y es considerado como una referencia fundamental sobre el funcionamiento de los mercados laborales en América Latina y el Caribe.


Este año el informe incluye también una sección especial sobre “Empleabilidad juvenil”, que revisa la situación laboral de la población entre 15 y 24 años.


Transmisión en vivo


La rueda de prensa del Panorama Laboral de América Latina y el Caribe será transmitida en vivo desde la página de la Oficina Regional de la OIT en www.facebook.com/oitamericas a partir de las 10:00 hora de Lima (9:00 de México) el martes 28 de enero.


Leer artículo completo

¡25 de noviembre: Basta de Feminicidio y Violencia contra las Mujeres!

Publicado hace 2 meses

¡25 de noviembre: Basta de Feminicidio y Violencia contra las Mujeres!


El día 25 de noviembre, Día internacional por la Eliminación de la Violencia en contra de las Mujeres, constatamos que todavía queda mucho por hacer. Las mujeres siguen muriendo año tras año por esta violencia machista, siguen sufriendo en su vida y en la de sus hijos e hijas agresiones físicas y psicológicas, siguen viviendo, demasiadas veces en silencio, un infierno del que es muy difícil escapar. Y gritamos que el machismo mata. Que la violencia feminicida crece en Morelos y en todo el país. Que no podemos callar ni dejar de gritar para exigir que las autoridades cumplan con su elemental trabajo de garantizar el derecho a la vida, la seguridad y la libertad de las mujeres. Nada que celebrar, mucho que reflexionar. El 17 de diciembre de 1999, a través de la resolución 54/134, la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaró el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, e invitó a los gobiernos, las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales a organizar en ese día actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto al problema de la violencia contra las mujeres. Desde 1981, las militantes en favor del derecho de las mujeres conmemoramos el 25 de noviembre como el día contra la violencia. La fecha fue elegida como conmemoración del brutal asesinato en 1960 de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas de la República Dominicana, por orden del dictador dominicano Rafael Trujillo (1930-1961).

El Estado mexicano viola sistemáticamente los derechos humanos de las mujeres, lo cual no tiene justificación. Existe un patrón de permisibilidad social y tolerancia que nos lleva a hablar de una misoginia de instituciones y sociedad. El gobierno ha incumplido con su obligación de erradicar la discriminación contra las mujeres, el feminicidio es una constante de violencia que se agravó en el país. Sobre todo cuando es la vida la que está en riesgo latente. Esta violencia feminicida social e institucional es sumamente grave. Los feminicidios se han repetido pero expresándose en múltiples formas, lo que va indicando el grado de crisis social, como lo dejamos claramente explicado en el Informe de Investigación: 13 Años de Feminicidios Imparables en Morelos. Después de un largo proceso de documentación de cada una de las mujeres que suman la lista del feminicidio en Morelos, concluimos una investigación que dio sustento a nuestra solicitud formal de Alerta de Violencia de Género en Morelos, la cual una vez que fue aceptada, se integró un equipo de trabajo para analizarla y envió al Gobernador 15 recomendaciones contra el feminicidio y se realicen acciones tendientes a prevenir, atender, sancionar, documentar y erradicar la violencia contra las mujeres en la Entidad. Al no cumplirlas, se decreto la Alerta de Violencia de Genero para 8 municipios desde el 10 de agosto de 2015, por lo que ya son 4 años y 3 meses, sin que se apliquen todas las medidas, y ademas de simulación haya omisión para garantizar una vida libre de violencia.


Ante la Violencia contra las mujeres y los feminicidios, enfatizamos que estos hechos siguen siendo la más extendida violación a los derechos humanos de las mujeres en el país, con implicaciones particularmente alarmantes en diversos estados. Nos preocupa la falta de voluntad política y acciones concretas del gobierno local que enfrentan altos índices de feminicidios para cumplir con la ley y garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia. También, nos preocupa la nula rendición de cuentas de las instituciones de la cadena de justicia por la deficiente integración de las investigaciones y/o resoluciones judiciales sobre casos de violencia y feminicidio. Llamamos la atención sobre el hecho de que el Sistema de la Alerta de Violencia de Género, estipulado en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, como medida de prevención y protección, no se ha cumplido en la práctica.


Insistimos en que el feminicidio se sigue cometiendo en el Estado y se mantiene en los niveles más altos. Aún cuando se incrementó la penalidad a 40 años mínimo, si no se investiga como feminicidio, tampoco se aplica a quienes lo cometen, por eso hoy no es suficiente, mucho menos si el gobierno mantiene la cerrazón y la política de oídos sordos. Ante la situación de crisis social en la Morelos por los continuos y atroces feminicidios; la re victimización de las mujeres y sus familias por la complacencia del Gobierno para el sensacionalismo en medios masivos, ante la ausencia de justicia y la falta de preparación, aunado a la corrupción, omisión y complicidad de funcionarios públicos, abogados y cuerpos policíacos; integramos el grupo de seguimiento de la Solicitud de Alerta de Violencia de Género en Morelos para que se lleven a cabo acciones reales, eficaces y contundentes que logren garantizar la Libertad y la Vida Plena de las Mujeres y Niñas mexicanas.


El feminicidio en Morelos se puede detener pero con una mayor voluntad política de todas las instituciones de gobierno.


Este derecho a la vida, la seguridad y la libertad de las mujeres no admite demora alguna. Es urgente y necesario que se tomen sin ninguna dilación todas las medidas decretadas y no haya negligencia ni simulación, sin que implique sanción legal para quienes tienen la obligación, y no la cumplen, de prevenir, atender, sancionar y erradicar el feminicidio en Morelos.


Respecto a las recomendaciones presentadas, en casos necesarios se deben aplicar medidas cautelares o provisionales a favor de los familiares, así como brindar la atención psicosocial que permita enfrentar los duelos por muertes violentas o desaparición forzada.


Solicitamos que se investigue y sancione a las y los funcionarios, jueces, magistrados, que no aplicaron las leyes nacionales y las establecidas en el marco internacional a favor de los derechos de las mujeres. Asimismo, abrir una investigación a quien o quienes por omisión, complicidad o corrupción desviaron, modificaron y permitieron cambiar la tipificación del delito de homicidio doloso a culposo para evitar que se haga justicia.

Por ello hemos planteado que se tipifique penalmente la violencia institucional.


Exigimos también armonizar la legislación local con los más altos estándares en materia de derechos de las mujeres, para superar las contradicciones existentes entre el Código Penal y la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el Estado de Morelos, acorde con el artículo 19 que señala que la violencia feminicida es la forma extrema de violencia contra las mujeres, producto de la violación de derechos humanos en los ámbitos público y privado, conformada por el conjunto de conductas misóginas que pueden culminar en homicidio y otras formas violentas contra ellas.


Otra exigencia es que la Fiscalía General del Estado implemente adecuadamente los protocolos de investigación sobre feminicidio al amparo de la Ley General de Acceso de las Mujeres a Una Vida Libre de Violencia.


Por todo ello, el mejor homenaje a las hermanas Mirabal y a todas las mujeres que han sido privadas de la vida por este sistema machista y patriarcal, es luchar y reclamar justicia para que este 25 de noviembre no sea de omisión ante la grave violencia que sufren las mujeres en Morelos.


¡Basta de feminicidio impune: Alerta de Violencia de Género sin simulación en Morelos!


Atentamente.


Comision Independiente de Derechos Humanos de Morelos, A. C.


Leer artículo completo

El 8 de marzo y el Paro Internacional de las Mujeres. José Martínez Cruz/ La Jornada Morelos.

Publicado hace 10 meses

Porque defender los derechos de las mujeres trabajadoras forma parte fundamental de la lucha por los derechos humanos plenos. El 8 de marzo será una jornada mundial donde saldrán las mujeres a las calles y colocarán en el centro la historia, las demandas y la lucha feminista. Desde 1857 encontramos los antecedentes del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, cuando cientos de mujeres de una fábrica de textiles de Nueva York salieron a la calle para protestar por los bajos sueldos y por las pésimas condiciones laborales. En 1910, durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, reunida en Copenhague, a propuesta de Clara Zetkin, se proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. El 25 de marzo de 1911, en Nueva York, la fábrica textil en huelga ardió en la madrugada con centenares de mujeres que trabajaban ahí y murieron 123 mujeres. Desde entonces es un día de lucha y de reivindicación por la emancipación de la mujer trabajadora.


Actualmente, una ola de resistencia de las mujeres está emergiendo y construyendo nuevas alianzas y solidaridad en todo el mundo. Esta nueva emergencia evidencia la violencia patriarcal que viven las mujeres de todas las latitudes y que afecta de igual forma a las mujeres de todos los países, invisibiliza el trabajo que realizan, las cosifica, hipersexualiza y discrimina. Una nueva generación de mujeres imprime vigorización a las actuales luchas en donde miles de ellas con entusiasmo y esperanza se rebelan y cuestionan el ordenamiento social y de toda una serie de normatividades que hegemonizan sin dar cabida a la diversidad, pluralidad o la diferencia. La interseccionalidad, enfoque que subraya que el género, la etnia, la clase, u orientación sexual, como otras categorías sociales, lejos de ser “naturales” o “biológicas” son construidas y están interrelacionadas, que ha caracterizado las recientes luchas de las mujeres, ha enriquecido la agenda política y profundizado el análisis para apostar por un feminismo anticapitalista, antiracista, sexodiverso y ecologista. El llamado de las mujeres del mundo al Paro Internacional de Mujeres (PIM) este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, muestra la posibilidad de organización frente al embate de las políticas retrógradas, conservadoras y patriarcales que atentan contra sus vidas. Paran para exigir derechos laborales, contra el feminicidio, por una vida libre de violencia y sin miedos, por la dignidad sin maltrato, vejaciones, humillaciones, porque el cuerpo de la mujer no es un campo de batalla ni debe ser usado mediante violaciones sexuales como arma de guerra, por todos los derechos sociales y políticos, para enfrentar la desigualdad y la explotación. Este es el momento de la resistencia, de que las mujeres estén al frente del proceso organizativo, para poner en el centro la vida y a las personas, no a los mercados, para denunciar que los cuidados y las mujeres que los realizan se invisibilizan e infravaloran. Para demostrar que sin mujeres no se produce ni se reproduce la vida. Por eso exigen corresponsabilidad en los cuidados a los hombres y a las instituciones públicas. Porque el 83% de las personas que cuidan a una persona en situación de dependencia son mujeres. La dedicación diaria de las mujeres a actividades del hogar y cuidados duplica la de los hombres. Unas 66.000 mujeres son asesinadas cada año en todo el mundo por el hecho de serlo. (Fuente: ONU). El 70% de las personas pobres en el mundo son mujeres y solo poseen el 1% de la propiedad. (Fuente: ONU).


Este 8 de marzo es también para luchar contra el Feminicidio en Morelos. Porque luego de tres años y medio de Alerta de Violencia de Genero, matan mujeres y la Fiscalía no investiga como lo establece el Protocolo, los policías no dan seguridad, los funcionarios victimizan, hay periódicos y redes que exhiben fotos sin respeto alguno a las víctimas y familiares, los ayuntamientos de los municipios no toman las medidas de prevención, y no se homologan leyes en el Congreso ni los jueces juzgan con perspectiva de género. La violencia feminicida crece y la impunidad prevalece. ¿Hasta cuándo?


Este es el llamado que feministas y defensoras de derechos humanos han hecho a todas: “Un llamado para alzar la voz, para reafirmar que no estamos solas, que somos muchas, miles, millones. Es un llamado de unidad ante la emergencia, de esperanza y fortaleza. Por nuestras niñas, niños y jóvenes, para que su llanto se convierta en risas y sus dolores en caricias. Es el llamado de todas nosotras, mujeres adultas, adultas mayores, jóvenes y niñas, porque necesitamos ser millones en las calles organizadas y movilizadas para erradicar la violencia y la precarización laboral. Las violencias y la desigualdad que enfrentamos cotidianamente se agravan. En el último año hemos pasado de 7 a 9 feminicidios diariamente y la mayoría de ellos se quedan en total impunidad. Cada día son desaparecidas niñas y mujeres sin que se reconozca, investigue y combata a las redes de trata. Se criminaliza el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. México es el primer lugar en embarazo infantil a nivel internacional, producto de la violencia sexual. Además, por la imposición de las contrarreformas estructurales el empleo se ha precarizados más, indicadores oficiales reportan que las mujeres ocupamos una taza neta de informalidad de 57%, con sueldos míseros, a la par de que en el gobierno actual se anuncian miles de despidos, recorte a los salarios y represión a trabajadoras que enfrentan a los patrones. La pobreza se extiende y tiene rostro de mujer. Podemos unirnos y dar una batalla conjunta por todo el país y fortalecer nuestras formas organizativas. Llamamos a formar colectivos, comités, asambleas de mujeres en nuestros barrios, comunidades, centros de trabajo, fábricas, sindicatos, escuelas para discutir y poner en práctica acciones de cuidado entre nosotras; pero también para decidir cómo dar la lucha de manera coordinada y formar parte de la construcción de una política que realmente nos garantice una vida digna, libre de la opresión y explotación capitalista, colonialista y patriarcal. ¡Para enfrentar la desigualdad y la violencia construyamos un movimiento nacional e internacional de mujeres!”


Por ello, éste 8 de marzo de 2019, la lucha de las mujeres se ganará en las calles.5003DBDF-FFC3-424D-8290-BAC56E85AAEA


Leer artículo completo