El gobierno deja morir sola a la maquila textil: José Méndez

Publicado hace 8 años

Contrario a lo que recientemente declaró el presidente local de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canacives), quien recientemente dijo que la producción de la maquiladora textil va en aumento, José Méndez Gómez, afiliado a la misma organización dijo que ese ramo se encuentra en severa crisis.





José Méndez Gómez señaló que existe mucha incertidumbre por el futuro de la maquiladora textil en Tehuacán, porque tanto el gobierno federal como el gobierno del estado mantienen en el olvido a ese sector productivo, a pesar de saber que se trata de una actividad que genera muchos empleos, en poco tiempo.



Manifestó que en este año han cerrado alrededor de 30 talleres, pero hay el riesgo de que varias más clausuren definitivamente su producción antes de que concluya 2011.



Los números anteriores, señaló, dan como resultado la pérdida de unos 3 mil empleos en esta región, porque se trata de talleres que tení­an alrededor de 100 obreros, cada uno, de modo que el desempleo es otro factor que deberí­a preocupar a los gobiernos, consideró.



Indicó que las autoridades estatales y federales hacen caso omiso de estos números de desempleo, lo cual consideró que se nota en el poco interés que se muestra hacia la industria textil que, al menos en Tehuacán, no ha sido convocada para buscar una solución a la crisis que enfrenta.



Méndez Gómez señaló que “nos están dejando morir solos” lo que obliga a que los dueños de las maquiladoras al no ver la posibilidad de subsistir en medio de la crisis no tienen otra opción que cerrar, lo que es lamentable porque hay opciones gubernamentales que pueden mejorar la situación.



Resaltó que los contratos van a la baja y con eso los propietarios de los talleres que intentan mantenerse en la competencia productiva se frustran y por ello también recurren a la reducción de personal.



De ese modo, empresas que tení­an hasta 200 trabajadores, ahora laboran con solo 40 o 50, a los que quizá tengan que mandar al paro técnico al cierre del año, porque en diciembre ya casi no se logran contratos.



Méndez Gómez resaltó que los únicos talleres que podrí­an presumir de una situación medianamente estable son los que se dedican a la producción de pantalones, pero el resto se encuentra en una grave situación.


Contrario a lo que recientemente declaró el presidente local de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canacives), quien recientemente dijo que la producción de la maquiladora textil va en aumento, José Méndez Gómez, afiliado a la misma organización dijo que ese ramo se encuentra en severa crisis.





José Méndez Gómez señaló que existe mucha incertidumbre por el futuro de la maquiladora textil en Tehuacán, porque tanto el gobierno federal como el gobierno del estado mantienen en el olvido a ese sector productivo, a pesar de saber que se trata de una actividad que genera muchos empleos, en poco tiempo.



Manifestó que en este año han cerrado alrededor de 30 talleres, pero hay el riesgo de que varias más clausuren definitivamente su producción antes de que concluya 2011.



Los números anteriores, señaló, dan como resultado la pérdida de unos 3 mil empleos en esta región, porque se trata de talleres que tení­an alrededor de 100 obreros, cada uno, de modo que el desempleo es otro factor que deberí­a preocupar a los gobiernos, consideró.



Indicó que las autoridades estatales y federales hacen caso omiso de estos números de desempleo, lo cual consideró que se nota en el poco interés que se muestra hacia la industria textil que, al menos en Tehuacán, no ha sido convocada para buscar una solución a la crisis que enfrenta.



Méndez Gómez señaló que “nos están dejando morir solos” lo que obliga a que los dueños de las maquiladoras al no ver la posibilidad de subsistir en medio de la crisis no tienen otra opción que cerrar, lo que es lamentable porque hay opciones gubernamentales que pueden mejorar la situación.



Resaltó que los contratos van a la baja y con eso los propietarios de los talleres que intentan mantenerse en la competencia productiva se frustran y por ello también recurren a la reducción de personal.



De ese modo, empresas que tení­an hasta 200 trabajadores, ahora laboran con solo 40 o 50, a los que quizá tengan que mandar al paro técnico al cierre del año, porque en diciembre ya casi no se logran contratos.



Méndez Gómez resaltó que los únicos talleres que podrí­an presumir de una situación medianamente estable son los que se dedican a la producción de pantalones, pero el resto se encuentra en una grave situación.


Noticias que te podrían interesar